top of page
Buscar

¿Sabías que los ejercicios hipopresivos están basados en una práctica milenaria del yoga?



Todo comenzó con las mujeres queriendo fortalecer el piso pélvico después de un embarazo y encontrando los grandes beneficios que estos ejercicios aportan.


Sin embargo este tipo de ejercicios no son algo nuevo, los hipopresivos son la versión moderna de Uddiyana bandha, una práctica milenaria del Hatha Yoga y son útiles para trabajar la musculatura abdominal profunda y el diafragma; un conjunto de músculos que normalmente no están tonificados y que sirven de sostén para toda la columna vertebral.


En realidad más que "ejercicios" son una metodología de respiración o Pranayama. De hecho Ashtanga Yoga me parece que es literal un método de respiración ya que es la atención en la respiración la que nos permite meditar en movimiento y la que nos ayuda a crear espacio en el cuerpo para que el prana (energía vital) fluya y así lograr cada una de las posturas con facilidad.


En Ashtanga Yoga, la respiración todo el tiempo debe ser torácica, nunca inflando el abdomen sino siempre llevando la respiración a la caja torácica, como en los ejercicios hipopresivos, y además una de las partes más importantes de la práctica es mantener los Bandhas (candados energéticos). El objetivo es que la concentración en la práctica sea tal que Mula Bandha y Uddiyana Bandha (lo que hacemos en los vacíos de los hipopresivos) se mantengan todo el tiempo, es decir se practican mientras respiras y te mueves.


La práctica de asana tiene 3 componentes básicos que lo hacen yoga y lo diferencian del resto de ejercicios físicos: 1) Vinyasa (sincronizar el movimiento con la respiración), 2) Bhandas (mantener los candados energéticos para que le energía no se escape y se concentre en la columna vertebral que es el canal energético principal del cuerpo, activando cada uno de los chakras) y 3) Drishti (mirar a un punto fijo en cada postura para evitar que la mente divague y se distraiga), sin estos componentes estás haciendo ejercicio pero no asana (yoga).


Los beneficios fundamentales de estos ejercicios son:


  • Aumentan el fuego gástrico; mejorando la digestión, asimilación y eliminación; y purificando el tracto digestivo de toxinas lo que resulta en una mejor digestión evitando el estreñimiento.

  • Corrigen la distensión abdominal, disminuyendo la cintura abdominal para lograr un abdomen plano.

  • Dan un masaje a los órganos abdominales, el plexo solar, el corazón y los pulmones, aumentando la capacidad pulmonar (importante para combatir COVID-19).

  • Estimulan la circulación sanguínea en el abdomen y el flujo sanguíneo al cerebro.

  • Estimulan y eleva la energía del bajo vientre (apana vayu), para unirla con las energías localizadas en el ombligo (samana vayu) y corazón (prana vayu), mejorando la postura y previniendo lesiones lumbares.

  • Fortalecen el suelo pélvico evitando la incontinencia urinaria.


Estos ejercicios son especialmente recomendados para mujeres después del parto y hombres que recientemente han perdido una gran cantidad de peso, sin embargo todos podemos gozar de sus beneficios, así que te invito a probarlos en las clases y talleres de BodyWords.


Nohemi Ferrer

Fundadora, Directora y Maestra

BodyWords

Bienestar Através del Movimiento

174 visualizaciones0 comentarios

Kommentit


bottom of page